Muchos de los malos hábitos alimenticios se dan por tener la sensación de querer comer constantemente. Existen muchas situaciones que provocan esta sensación, por lo que debes procurar evitarlas para no dañar tu salud y mantenerte en buen estado.

  1. No dormir lo suficiente

No dormir lo suficiente

Entre menos horas de sueño más hambre tendrás. Dormir pocas horas provoca que en el día te sientas sin energía y comas cualquier producto para recuperarla. Es importante que duermas entre siete y ocho horas para tener las pilas suficientes todo el día.

  1. Estrés en tu vida diaria

Estrés

El estrés que se vive día con día trae consigo consecuencias relacionadas con los hábitos alimenticios. El tener constante estrés en tu vida diaria provoca que las ganas de comer sean más constantes.

  1. Consumir bebidas alcohólicas en exceso

Bebidas

Cuando tienes unas copitas de más el controlar tu alimentación es imposible.

  1. Saltar comidas en el día

Saltar comidas

Es importante que comas a las horas indicadas, el alimento y las porciones correctas. Mientras más tardes en realizar cada comida, más hambre te va a dar.

  1. Modera la velocidad con la que comes

Velocidad

Disfruta cada comida en un tiempo adecuado, no comas rápido pues te tardarás en llenar.

 

Fuente: Cosmpolitan

Comentarios

comentarios