La prevalencia de hipertensión en los adultos mexicanos es de 31.5% y es considerada como una de las tasas más altas a nivel mundial. Por su parte laOrganización Mundial para la Salud (OMS) señala que en el mundo 40% de los adultos mayores de 25 años, ha sido diagnosticado con dicho padecimiento, lo que representa un problema de salud pública a nivel mundial. Dicho padecimiento es uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de otros padecimientos como la enfermedad cerebro vascular, el infarto al miocardio, la insuficiencia cardíaca, la enfermedad arterial periférica y la insuficiencia renal que además podrían impactar la economía de países de medianos y bajos ingresos.

La hipertensión es de origen multifactorial aunque es la interacción entre la herencia genética y el ambiente, los que modulan  la predisposición a este padecimiento: 95% de los pacientes diagnosticados con hipertensión,  no tiene una etiología definida, constituye la llamada hipertensión arterial sistémica esencial, también denominada primaria o idiopática, mientras que el 5% son secundarias a diversas causas entre las que destacan por su frecuencia las inducidas por drogas o fármacos, enfermedad renovascular y falla renal entre otras. El sobrepeso u obesidad, el tabaquismo,  el consumo de alimentación rica en grasas saturadas, sal o sodio, el beber alcohol en exceso al igual que el sedentarismo, están también documentados como factores predisponentes para presentar  hipertensión.

De acuerdo con información de la OMS, la hipertensión arterial es la causa de alrededor del 45% de las muertes por cardiopatías y del 51% de los decesos por accidente cerebrovascular. Esta situación repercute de manera importante en la economía a nivel global pues se considera que factores impulsados por este padecimiento como la muerte prematura, discapacidad, pérdida de ingresos y la generación de gastos por atención médica, afecta principalmente el gasto en salud pública de los países de bajos y medianos ingresos.

En México el 47% de las personas con hipertensión arterial, padecimiento que afecta principalmente a los hombres, no sabe que la padece. Se trata de un problema de salud en nuestro país, por ello en Landsteiner estamos desarrollando nuevas moléculas para el tratamiento de este tipo de pacientes, accesibles a la población, con el fin de mejorar la adherencia al tratamiento y favorecer que más pacientes logren un control  adecuado de su enfermedad, con lo que sin duda contribuiremos a mejorar esta situación.

Síntomas

La mayor parte del tiempo, no hay síntomas. En la mayoría de los pacientes, la hipertensión arterial se detecta cuando van al médico o se la hacen medir en otra parte.

Debido a que no hay ningún síntoma, las personas pueden sufrir cardiopatía y problemas renales sin saber que tienen hipertensión arterial.

La hipertensión maligna es una forma peligrosa de presión arterial muy alta. Los síntomas abarcan:

  • Dolor de cabeza fuerte
  • Náuseas o vómitos
  • Confusión
  • Cambios en la visión
  • Sangrado nasal

Comentarios

comentarios