Dr. Gerardo Rodríguez Diez

Cardiólogo y electrofisiólogo adscrito al servicio de hemodinamia del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre
Editor de la página web de la Sociedad Mexicana de Electrofisiología y Estimulación Cardiaca: www.someec.com

Para conocer las maneras de proteger tu corazón es importante saber cuáles son los factores de riesgo que te predisponen a padecer algún problema cardiaco. Existen dos tipos de factores de riesgo: los modificables y los no modificables, los últimos se refieren a las enfermedades o características que ya padeces y que no desaparecen, sólo se pueden controlar, por ejemplo: factores hereditarios como la hipertensión, diabetes o dislipidemias (alteraciones del colesterol). Los factores de riesgo modificables son los más importantes, porque al cambiar tu estilo de vida, diversos factores de riesgo desaparecen.

A continuación enunciaremos 10 consejos para cuidar tu corazón:

1)    ACUDIR CON TU MÉDICO: Acude con tu médico de confianza para una valoración integral de los factores de riesgo que poseas. Bajo su asesoría podrás iniciar el tratamiento adecuado y el seguimiento posterior.

2)     CONTROLAR ENFERMEDADES: Si padeces diabetes, hipertensión o alteración del colesterol necesitas tomar los medicamentos adecuados de por vida. Es importante no autorecetarte y controlar los niveles de azúcar, tensión arterial y colesterol, periódicamente.

3)    CUIDAR TU PESO: De las personas de más de 20 años en México, 70% tienen sobrepeso u obesidad, por lo cual debes calcular tu índice de masa corporal.

4)     CUIDAR TU CINTURA: La concentración de grasa abdominal es un factor de riesgo, por lo que debemos mantener la cintura por debajo de 90 cm en hombres y 80 en mujeres.

5)    NO FUMAR: El humo del tabaco es uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de ateroesclerosis e infartos, por lo cual no debes de fumar ni ser fumador pasivo. El cigarro es causa de una gran cantidad de eventos cardiovasculares.

6)    HACER EJERCICIO: El ejercicio es parte imprescindible en la protección del corazón. Debes realizar ejercicio aeróbico la mayor parte de los días de la semana: correr, nadar, saltar la cuerda, subir escaleras, o caminar a un paso más rápido que lo habitual.

7)    ALIMENTACIÓN SANA: Para bajar de peso las cuentas son sencillas: disminuye lo que comes y utiliza más calorías. Hay que comer pocas grasas y pocos alimentos fritos. La dieta puede incluir pescados y mariscos por lo menos 3 veces por semana, así como ensaladas y vegetales todos los días.

8)    CUIDAR LO QUE COMES: En general se puede comer de todo pero en pocas cantidades. Trata de hacer cinco comidas al día, sólo una de ellas fuerte y el resto ligeras: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. El almuerzo y la merienda deben ser más ligeros que los otros, por ejemplo, un par de galletas de avena o una barra de cereal. Lo ideal es que el estómago no pase más de tres horas sin alimento.

9)    NO TE HAGAS EL VALIENTE: La medicina ideal que podemos implementar es la prevención. Es mejor iniciar medidas para disminuir el riesgo que esperar a tener problemas para tratarlos. Ante cualquier síntoma extraño como dolor de pecho, dolor de estómago, dolor de garganta sin presencia de gripe, que aumente con el esfuerzo, que dure más de 20 minutos, que se quite y luego regrese, es mejor acudir al médico para que lleve a cabo una revisión. Recuerda que muchos eventos se pueden evitar.

10)  PASA LA VOZ: Estos consejos pueden tener un impacto relevante en tu vida, pasa la voz, compártelos y empieza a cambiar el pequeño mundo que te rodea.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios