Al sospechar un embarazo, se debe acudir con un especialista en ginecología y obstetricia. Pero ¿qué se debe considerar para saber quién es el adecuado?

Lo que una mujer espera o desea es que el ginecólogo que la atienda haga empatía con su embarazo, que entienda sus molestias, que la vea a los ojos, que le dedique el tiempo suficiente y, sobre todo, que a ella le dé confianza. Sin embargo, la personalidad de la paciente también juega un papel muy importante para tomar esta decisión. Si ella tiende a ser dependiente, preferirá un médico más paternalista, mientras que la mujer independiente se inclinará por alguien con quien pueda llevar una relación de responsable a responsable.

La mujer embarazada debe asegurarse de que su ginecólogo sea una persona con conocimientos, experiencia, humano y, a la vez, alguien de quien pueda disponer en el momento en que lo necesite. También es recomendable que trabaje en un hospital de medicina social, pues es garantía de actualización. Para saber si cuenta realmente con la preparación y es un especialista certificado, pueden consultar la página del Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia

www.consejogine.org.mx

Lo más importante: tu seguridad

A veces, el ginecólogo que se elige puede no convencer. Al tratarse de un embarazo con evolución satisfactoria -que es la mayoría de los casos-, en cualquier momento la mujer está en todo su derecho de hacer un cambio de médico. En esta situación, es necesario llevar al nuevo doctor todos los exámenes y ultrasonidos que se le hayan realizado para que él pueda dar el seguimiento adecuado.

Comentarios

comentarios