Los cambios de horario, ya sea de verano o de invierno, generan más trastornos en el ánimo que en el cuerpo, aseguró el especialista de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, Humberto Medina Chávez.

Sostuvo que si bien pudieran presentarse alteraciones fisiológicas a causa de la modificación del horario, el proceso de adaptación al cambio tarda alrededor de tres a cinco días en promedio.

“Normalmente no existen cambios considerables en el rendimiento de las personas, pero en algunos casos, las modificaciones en los horarios de sueño pueden generar alteraciones como insomnio, irritabilidad, somnolencia, y en ocasiones bajo rendimiento laboral”, expuso el especialista.

El experto detalló que en cuestiones fisiológicas son pocas las afecciones, pero en algunos casos se ve alterado el sistema hormonal, pues este se activa en las noches durante el sueño profundo.

“Hay algunas hormonas que se secretan en la noche, como la del crecimiento, que en el caso de los adultos ayuda a reparar algunas partes del organismo y acomodar algo de las grasas, por lo que, si la gente no duerme bien, tiene predisposición a ser obesa”, afirmó.

Aunque no existen estudios específicos, el especialista de la Clínica de Trastornos del Sueño subrayó que “donde más se ven afectados por los cambios de horario es en las zonas rurales, ya que en su mayoría tienen que trabajar con animales y estos no saben de horarios.

Este domingo 27 de octubre, a las 02:00 horas, concluye el Horario de Verano 2013 en el país.

Este sábado 26 por la noche debemos atrasar una hora los relojes antes de irnos a dormir, para que al día siguiente reanudemos sus actividades con el horario normal.

Comentarios

comentarios