¿Sabías que el estrés es un mecanismo de defensa de tu cuerpo que te ayuda a afrontar situaciones demandantes o amenazantes? Es una ayuda que tu cuerpo te da, pero cuando abusamos de él, empezamos a tener consecuencias.

Más de 15% de las enfermedades cardiovasculares en hombres y 20% en mujeres se deben al estrés laboral. Lo que demuestra que si estamos mal en la oficina, estamos mal en el resto de nuestra vida.

En el trabajo, esta situación puede ser muy común, por lo cual solemos quitarle relevancia cuando la realidad es que afecta nuestra salud, nuestra vida personal y hasta el rendimiento laboral.

Lo primero que se debe de hacer para combatir esto, es saber que se tiene, al sufrirlo en la vida diaria, puede pasar desapercibido, ya que lo normalizamos. Una vez que se sabe que se sufre de estrés laboral, se pueden seguir estos consejos para disminuirlo:

  1. Mide tus tiempos. Es importante que desde que despiertes estés seguro que el tiempo que dedicas para cada tarea es suficiente, de lo contrario, estarás corriendo desde que despertaste para llegar a tiempo al trabajo, lo cual te estresará.
  2. Repasa lo que debes de hacer. Desde la mañana, en casa, ten claras las tareas que debes realizar durante el día, para así estar listo para realizarlas. Sal preparado con todas las herramientas, así no olvidarás nada, lo que te estresaría más.
  3. Planea tus tareas. Ya llegando al trabajo, haz un programa para realizar tus tareas, esto te dejará organizarte y tener tiempo para todo. Recuerda poner primero las prioritarias.
  4. Toma un descanso. Es importante que tomes un tiempo para ti, que descanses y te relajes, de lo contrario, el trabajo te abrumará.
  5. Tómate el tiempo para pensar. Muchas veces al estar tan apurado, se olvida pensar las cosas, lo que hace que tomes decisiones malas, que sólo te estresarán más. Por eso, tómate un tiempo para pensar en las acciones de tu día.
  6. Ten un buen lugar de trabajo. Si no tenemos un lugar que nos permita tener un mejor desempeño, sólo logrará estresarnos más. Organiza tu escritorio, pon todo lo que necesites en orden y a tu alcance.
  7. Quita las distracciones. El celular, Facebook, internet y compañeros, entre otros, pueden ser distracciones del trabajo, lo que logrará que al final quieras terminar todo rápido y te estreses.
  8. Al salir del trabajo, desconéctate. Es importante aprender a diferenciar entre trabajo y vida personal, de lo contrario te la vivirás estresado. Una vez que sales por la puerta de la oficina, deja ahí los problemas y disfruta tu tarde.

No dejes que te consuma, recuerda que el trabajo es un medio para nuestra felicidad, si dejamos que el estrés esté presente sólo lograremos tener pensamientos y actitudes negativas.

Fuente: OCC Educación

Comentarios

comentarios