1. Proteína

Asegúrate de comer proteína previamente a tu actividad física, de esta manera estará disponible en forma de aminoácidos justo en el momento que nuestro cuerpo la necesita.

Alimentos: Jamón york (bajo en sal), pechuga de pavo, huevos cocidos, queso fresco y otros lácteos deslactosados.

2. Carbohidratos

Después de hacer tu entrenamiento debes de consumir algún tipo de carbohidrato para rellenar los depósitos de glucógeno de los músculos.

Alimentos: Pan, cereales y avena.

3. Vitaminas y minerales.

Las vitaminas del grupo B (potasio, magnesio, hierro, calciocomo) son micronutrientes que el metabolismo necesita, si alguna está en un nivel bajo, tu rendimiento se verá afectado.

Alimentos: Frutas, verduras, frutos secos y semillas.

4. Agua

El agua interviene en múltiples reacciones metabólicas y es imprescindible para que los riñones puedan eliminar los metabolitos producidos por el ejercicio.

Una infusión de té verde también puede funcionar. ¡Es imprescindible en tu dieta!

Comentarios

comentarios