Sabemos que el desayuno es la comida más importante porque nos llena de energía para el resto del día. Sin embargo, es importante que lo que desayunamos sea nutritivo. Muchas veces por falta de tiempo optamos por comer cereal con leche, ya que no requiere preparación y nos deja satisfechos por un rato, pero ¿has analizado el tipo de cereal que estás consumiendo?

La mayoría de las personas cree que el cereal es sano, pero hay diferentes tipos. Están los cereales que contienen grandes cantidades de azúcar, generalmente son los cereales para niños y obviamente los más ricos porque tienen bombones, chocolate, colorantes y mucha mucha azúcar. Estos cereales son lo que no debemos consumir.

Por otro lado, están los cereales integrales que contienen germen de trigo y salvado, lo cual aporta vitaminas y minerales como hierro, fibra y vitamina A y B.

En cuanto a la avena, tal vez es insabora y no cuenta con la cantidad ideal de vitaminas y minerales, pero sin duda, tiene menos colesterol, azúcar refinada y grasa que los cereales de caja. Además, puedes acompañarla con otros ingredientes como frutas, nueces, almendras, frutos secos, yogurt, leche descremada, de coco o de almendra. Incluso podrías agregar un poco de miel y canela.

La avena es una gran opción porque te deja satisfecho por más tiempo y le hace bien al cuerpo, puede ser que su forma de preparación sea menos práctica que la de los cereales, pero si es por esta razón que eliges los cereales sobre la avena, podrías prepararla una noche antes, poniendo ¼ de avena en un tazón con los ingredientes de tu preferencia y dejándola remojar toda la noche en yogurt o en la leche que prefieras. Así, por la mañana, sólo tendrás que comerla.

Información de Active Beat

Comentarios

comentarios