Las náuseas son un malestar que se presenta en la parte superior de la garganta y tienes la impresión de que vas a vomitar. Aparte, está la sensación del estómago revuelto, que te permite eliminar sustancias tóxicas del cuerpo.

Las náuseas pueden deberse a diversas causas:

  • Comer en exceso. Ingerir comida en exceso o que ésta esté en mal estado puede hacer que tengas náuseas.
  • Incremento de hormonas. Si se tiene una mayor concentración de hormonas, se pueden presentar las náuseas, que es lo que pasa en el embarazo, sobre todo en los primeros meses.
  • Alergia a alimentos. Si tu organismo siente que hay una sustancia dañina en tu cuerpo, hará un esfuerzo por sacarla, esto lo logra mediante el vómito.
  • Fumar en exceso. Esto puede generar que el estómago se revuelva.
  • Estrés o nerviosismo. El estrés hace que nuestro cuerpo esté tenso y una forma de demostrarlo es por náuseas.
  • No dormir bien. Si no descansamos correctamente, se puede manifestar a través de este malestar.
  • Exposición prolongada al sol. Si se está mucho tiempo bajo el sol, nuestro cuerpo se puede intoxicar y una de las consecuencias son las náuseas.
  • Lugares encerrados. Si te encuentras en un lugar encerrado y caluroso, puedes tener náuseas porque no hay circulación de aire.
  • Infecciones en el oído medio. Ya sea infecciones o inflamaciones, en este lugar está el receptor del organismo que controla el equilibrio, al estar dañado, puede dar náuseas.
  • Parásitos intestinales. Si tienes parásitos en el estómago, sufrirás náuseas.
  • Quimioterapia o radioterapia. Estos tratamientos pueden ser agresivos para tu cuerpo, lo que genera las náuseas y hasta vómito.
  • Enfermedad de Ménière. Esta enfermedad ocasiona episodios de vértigo, que es la sensación de que los objetos se mueven o giran, también se presenta con sudoración, debilidad o náuseas.
  • Esfuerzo físico. Cuando se hace mucho esfuerzo físico, se puede elevar o disminuir la presión sanguínea, lo que afecta el equilibrio y hace que haya náuseas.
  • Levantarse de manera brusca. La presión sanguínea también se ve afectada en este punto, por lo que las náuseas pueden aparecer.
  • Diabetes. También con la elevación de la glucosa en la sangre, se presentan las náuseas.

Si las presentas por un periodo prolongado, es mejor acudir con un médico, ya que puede ser un síntoma de un problema mayor.

Fuente: saludymedicinas.com.mx

Comentarios

comentarios