¿Alguna vez has tenido dolor en la mandíbula? Si es así, puede ser que tengas bruxismo. Esto es cuando una persona aprieta los dientes, sosteniendo firmemente los superiores con los inferiores o cuando los hacer rechinar deslizándolos hacia delante y hacia atrás. Con el tiempo, los dientes se van desgastando, puede afectar el movimiento de la mandíbula y el dolor puede ser bastante fuerte.

Mucha gente aprieta los dientes de manera inconsciente, por lo cual no lo puede controlar. En su gran mayoría se debe al estrés diario y aunque puede pasar durante el día, es más común en la noche, cuando la persona está dormida.

Los síntomas del bruxismo son:

  • Ansiedad
  • Estrés
  • Tensión
  • Depresión
  • Dolor de oído
  • Trastornos alimenticios
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad muscular
  • Sensibilidad a las cosas calientes o frías
  • Insomnio
  • Dolor o inflamación de mandíbula

El tratamiento del bruxismo es para disminuir el dolor y prevenir daño permanente:

  • Aplicar frío o calor a la mandíbula inflamada
  • No masticar chicle
  • Tomar mucho agua
  • Dormir bien
  • Realizar ejercicios de estiramiento fisioterapéutico
  • Realizar masaje en músculos de cuello, hombros y cara
  • Utilizar un protector bucal para dormir que evite que la persona apriete
  • Reducir el estrés

Si tú crees tener bruxismo, es muy importante que acudas con un médico para que él lo confirme e indique el mejor tratamiento para tu caso.

Fuente: MedlinePlus

 

Comentarios

comentarios