Las almendras son reconocidas como uno de los frutos secos más nutritivos y además de tener un delicioso sabor, son muy beneficiosas para la salud, ya que ayudan a prevenir muchas enfermedades, su grasa saludable es muy recomendable para nuestro organismo. En esta oportunidad hablaremos de las almendras, pero te enseñamos otros frutos secos saludables y beneficiosos para nuestro cuerpo en Nutrición Sin Más.

Son muchos los estudios que relacionan su consumo regular con una buena salud cardiovascular, con la prevención de  la osteoporosis (gracias a su aporte de calcio), con unos niveles adecuados de azúcar en sangre (ya que también previene la diabetes) y con un correcto equilibrio de colesterol y triglicéridos, que, según Nutrición Sin Más, tener demasiados triglicéridos en la sangre puede aumentar el riesgo de enfermedad del corazón. Vamos a revisar sus principales características y por qué es un alimento que siempre debemos tener en la despensa.

Asimismo el consumo de almendras previene enfermedades, reduce las posibilidades de padecer un infarto y otras enfermedades cardiovasculares, fortalecen y protegen las paredes de las arterias frente a cualquier daño que se pueda presentar en ellas. También se recomiendan para reducir el riesgo de contraer cáncer. Además aporta nutrientes a nuestro cuerpo ayudando a reducir el riesgo de padecer enfermedades degenerativas como el alzhéimer, aparte que nos ayuda a fortalecer los huesos y nos permite mantener hidratada la piel y el cabello, dándole un brillo especial.

Debido a su alto contenido en fósforo son esenciales para fortalecer nuestros huesos y dientes, así que comiendo almendras unas cuantas veces por semana lo podemos lograr.

Y si quieres bajar de peso, con ejercicio, una dieta balanceada e incorporando este fruto seco a tus meriendas lo lograrás, ya que éstas contienen grasa pero no perjudican el metabolismo, al contrario las personas que las consumen con regularidad no son propensas a ganar peso y son más delgadas.

Las almendras son excelentes para obtener energía de manera natural, para prevenir el riesgo de enfermedades de una manera muy fácil y sin tener que hacer ningún tipo de esfuerzo o sacrificio.

Con el consumo regular de las almendras podemos aumentar la función cerebral, de manera que este órgano se mantenga en total actividad, logrando de esta forma mantener las funciones normales en el punto máximo. De este modo se logra tener una edad adulta con mayor calidad de vida, disfrutando de las cosas lindas de la vida con más lucidez y claridad.

Otra de sus ventajas es que están repletas de antioxidantes, sustancias que protegen al organismo del daño oxidativo, que contribuye al envejecimiento y a varias enfermedades, están presentes en la parte marrón de la piel que recubre las almendras. Por esta razón, las almendras peladas a las que se les remueve esta cáscara no son una buena elección desde el punto de vista saludable.

Son altas en vitamina E y su función puntual es proteger las membranas celulares del daño oxidativo y las almendras proveen el 37 % de la dosis diaria recomendada, las almendras y en general todos los frutos secos son alimentos de gran utilidad para nuestro organismo, los cuales otorgan muy buenas cantidades de fibras, abundantes proteínas, minerales, vitaminas B y E, y además grasas saludables.

¿Cómo comerlas?

Aprovecha sus muchas propiedades incorporándolos a la dieta de manera regular en las distintas comida del día para disfrutar de una buena salud cardiovascular.

Algunas recomendaciones:

  1. Las almendras deben ser consumidas crudas y con piel, ya que conservan mejor sus propiedades. Además, las que vienen peladas suelen estar tratadas con elementos químicos y aditivos para que se conserven más tiempo.
  2. Procura consumirlas biológicas para evitar pesticidas que hayan sido utilizados en su cultivo.
  3. Evita por completo las almendras amargas, ya que son tóxicas.
  4. Incluye unas cuantas almendras en el desayuno y en la comida, en cualquier guiso o ensalada. Las almendras ofrecerán una deliciosa textura y un sabor muy agradable a todos tus platos
  5. Otra forma de beneficiarnos de las propiedades de las almendras es haciendo leche de almendras casera. Simplemente bate unas almendras con agua, cuela la mezcla y añade un poco de sirope o azúcar integral de caña, canela y una ramita de vainilla… ¡deliciosa!

De cualquier manera que desees comerlas, ésta será una gran decisión que va a darte una muy buena salud tanto física como mental, y si la acompañas con una alimentación balanceada y consumes abundantes frutas y verduras, puedes tener la seguridad de que siempre serás una persona muy sana y vital, sólo no olvides ejercitarte.

Comentarios

comentarios