El trabajo agota mucho, pero no sólo físicamente, sino que las largas jornadas crean agotamiento mental, lo que nos impide pensar correctamente y crea estrés.

Por eso es necesario tomarse un momento para uno mismo en el trabajo y relajar la mente. No hace falta ser un experto en meditación, aquí te decimos algunas formas para lograrlo.

El más sencillo y con excelentes resultados que puedes realizar es: cerrar los ojos, respirar profundamente y pensar en un lugar que te guste mucho, de preferencia que se al aire libre y en contacto con la naturaleza. Visualízate en este lugar y olvídate de los problemas en la oficina mientras respiras profundamente. Al finalizar el ejercicio no realices movimientos rápidos, abre los ojos lentamente y muévete de la misma forma por algunos segundos.

Otros ejercicios que se pueden hacer son los relacionados con la respiración, ya que ésta tiene una gran influencia en nuestro estado de ánimo. Cierra los ojos, inhala y exhala lentamente, cuando hagas lo segundo relaja los músculos. Recuerda hacerlo con ritmo, si te es difícil lograrlo, puedes ayudarte contando. Recuerda olvidarte de tus problemas durante este tiempo, que idealmente tiene que ser 20 minutos, pero con 10 minutos bastará.

Estas dos técnicas son las más sencillas. Así que ya sabes, para lograr estar tranquilo durante el día, basta con dedicarle 10 minutos de tu jornada laboral a estos ejercicios.

Fuente: oficinas y bienestar

Comentarios

comentarios