Hoy día, diversos estereotipos impuestos por la sociedad obligan a los individuos a cumplir con ciertas características, en este caso  la delgadez extrema, que en ciertos casos puede ser mortal. La anorexia nerviosa tiene síntomas como la pérdida del 15% del peso corporal en una persona de la misma edad y altura mediante ayuno, ingesta de laxantes, píldoras para adelgazar y vómito.

Aquellos que padecen esta enfermedad sienten miedo constante a ganar peso, y están convencidos de que son obesas cuando en realidad están bajas de peso.  La pérdida de interés por la vida y por la interacción con amigos o familiares es otra característica.

Tratamiento

El tratamiento se enfoca primeramente en recuperar peso y hábitos alimenticios saludables, asimismo se trabaja conjuntamente con las complicaciones psíquicas asociadas.  También se busca dirigir pensamientos, sentimientos o creencias positivos en relación con la comida y la imagen corporal.
Ocasionalmente se emplean medicamentos para tratar la depresión o síntomas compulsivos.

Efectos de largo término

Las personas que no reciben tratamiento pueden enfermarse de manera crónica e incluso morir. Si se pasan largos periodos sin ingerir una adecuada cantidad de alimentos puede causar osteoporosis (huesos frágiles), y daños al corazón, hígado, riñones y cerebro. Asimismo puede afectar el crecimiento de los jóvenes y provocar dificultades en la concentración. También pueden experimentar problemas mentales, tales como depresión y riesgo de suicidio.

 

Comentarios

comentarios