El alpiste, planta herbácea procedente de la región del Mediterráneo, no sólo tiene la función de alimentar a las aves; últimamente se han hecho estudios que corroboran los beneficios que estas semillas tienen para los seres humanos.

Este alimento posee una gran carga enzimática y múltiples proteínas. Se presume que un vaso de leche de alpiste tiene más proteína que dos o tres kilos de carne con aminoácidos estables.

La manera más sencilla de consumir la semilla es en forma de “leche”, denominada así por el color que posee. Ésta se elabora a partir de cinco cucharadas de alpiste (recomendado especialmente para este fin), diluidas en una taza de agua  natural, con el fin de desprender la cáscara de la semilla. Se deja reposar la mezcla toda la noche y se colocan las semillas en un litro de agua y se licúan. La bebida puede tomarse todos los días.

Se cree que la leche de alpiste funciona como reductor de lípidos o grasas en sangre, relajante de partes inflamadas y como diurético. Está indicado también para disminuir el colesterol, prevenir la ateroesclerosis, para situaciones en las que se requiere un aumento de la diuresis, así como para hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos, gastritis y úlceras.

 

Comentarios

comentarios