BICARBONATO

Alterna la pasta dental con el bicarbonato de sodio (¡nunca juntos!), ya que actúa como un abrasivo suave que remueve las manchas. Combina una cucharadita de bicarbonato con una de agua, hasta formar una pasta, y coloca en tu cepillo. ¡Listo!

FRESAS

Aunque no lo parezca por su color rojo, éstas tienen un componente llamado ácido málico, el cual actúa como astringente sobre los dientes y los limpia de manchas. Cómelas directamente, ya sea en ensaladas o en tu cereal favorito.

NUECES Y SEMILLAS

Masticar nueces no sólo sirve como ‘snack’ sano y saciador, ¡también blanquea los dientes! Las semillas son ligeramente abrasivas, además de que están llenas de grasas saludables y proteínas.

ZANAHORIA, APIO, RÁBANO

Los vegetales crujientes te ayudan a retirar los restos de comida que después acaban produciendo manchas en la superficie.

MANZANA

Aunque no lo creas, morder una manzana es algo muy parecido a utilizar el cepillo de limpieza ya que combate la placa y pule incluso a las encías.

PRODUCTOS LÁCTEOS

El queso tiene un enorme contenido de calcio y fósforo por lo que neutraliza el ácido y repone minerales del esmalte. La leche y el yogurt limpian y cuidan las encías gracias a sus altos índices de ácido láctico.

 

Comentarios

comentarios