1. Surimi

La carne blanca del surimi suele hacerse con merluza de Alaska, un pescado mucho más barato que el cangrejo. Esta carne se mezcla con almidón, sal, azúcar y muchos otros productos químicos. El producto final está muy lejos de ser las patas de cangrejo que creíamos haber comprado.

  1. Láminas de queso amarillo

Además de no estar demasiado buenas, estas láminas no merecen ni siquiera llevar el nombre de “queso”. Para eso, el producto debería contener al menos un 51% de queso, algo que no ocurre en este caso ya que la mayoría de los ingredientes de éstos son químicos.

  1. Margarina

La margarina se suele considerar como una alternativa más saludable que la mantequilla. Sin embargo, este alimento contiene una gran cantidad de grasas saturadas calentadas a alta temperatura. Dichas grasas son peligrosas para la salud, especialmente para las arterias y el corazón. Por lo tanto es mucho más recomendable consumir la mantequilla tradicional.

  1. Chocolate blanco

El chocolate blanco contiene menos del 20% de manteca de cacao. Dicho de otro modo, este producto no debería llamarse “chocolate”. Está compuesto aproximadamente por un 55% de azúcar y edulcorantes, sin olvidar los aceites vegetales que sustituyen en buena parte a la manteca de cacao. Todo muy poco natural.

  1. Cereales

A todos nos encanta tomar cereales en el desayuno, para comenzar bien el día. Pero en lugar de las propiedades nutritivas que enumeran, lo que contienen es una gran cantidad de colorantes, conservantes y otros aditivos. Y lo peor es que a veces contienen demasiada sal o demasiado azúcar.

 

Comentarios

comentarios