Los hábitos alimenticios de los mexicanos han variado con el paso de los años. Alimentarse sanamente fuera de casa se torna complicado si no sabemos escoger bien nuestros alimentos. Muchas veces preferimos lo más fácil y barato que encontramos en la calle como tortas, tacos de canasta, tamales, gorditas o simplemente comemos en la calle porque no nos dio tiempo de desayunar o tenemos poco tiempo y debemos regresar al salón de clases.

Es ahí cuando el exceso de peso aparece porque no sabemos equilibrar nuestra dieta, es decir, no hemos aprendido a comer correctamente lo que nos toca, ya que para ello, debemos considerar nuestra edad, estatura, complexión, actividad física y hábitos. En la alimentación no existen alimentos buenos ni malos sino dietas mal balanceadas, ya que cada alimento contiene un nutrimento indispensable para nuestro organismo.

Así que cuando comas fuera de casa, observa a tu alrededor qué comida te ofrecen las fondas, restaurantes o cafeterías de la escuela y qué alimentos puedes encontrar en ellos.

Si optas por platillos con menos grasa y azúcar estarás convirtiendo tu alimentación en una versión más sana. Algunos ejemplos de alimentos cuidados son:

 

Pozole de pollo en lugar de cerdo.

Arroz hervido en lugar de frito.

Tacos de pollo blandos en lugar de dorados.

Quesadilla con tortilla de maíz y queso Oaxaca en lugar de quesadilla con tortilla de harina y queso manchego.

Comentarios

comentarios