Revolucionando el tratamiento del cáncer

Una vez que se ha identificado a un paciente con cáncer, el primer paso es indicar el tipo de tratamiento que permita eliminar, en la medida de lo posible, la enfermedad. Esto se determina de acuerdo con el tipo de cáncer y qué tan avanzado se encuentre. Se le puede tratar mediante cirugía, radioterapia, inmunoterapia o quimioterapia, o bien, emplearse una terapia combinada.

Cirugía

En etapas tempranas el cáncer puede curarse mediante una cirugía, de ahí la importancia de comenzar el tratamiento médico cuanto antes. Es una de las formas de terapia más antiguas para combatir esta enfermedad.

Radioterapia

Este tratamiento destruye las células que tienden a dividirse rápidamente. En ocasiones se utiliza en combinación con la cirugía y la quimioterapia para disminuir las posibilidades de que el paciente recaiga.

Inmunoterapia

Este tratamiento tiene la finalidad de estimular el sistema inmunológico para luchar contra la enfermedad. Algunas formas de inmunoterapia requieren vacunas compuestas.

Quimioterapia

Se conoce como quimioterapia adyuvante a aquélla que se aplica tras la cirugía. Este tratamiento también se utiliza para disminuir las posibilidades de que el cáncer regrese o reducir los síntomas en caso de que el cáncer se haya diseminado. Además, ayuda a mejorar la calidad de vida y a extender la supervivencia del paciente.

Aunque la quimioterapia se emplea para destruir células cancerosas, también daña células sanas. Existen diversas categorías de fármacos anticancerosos: agentes alquilantes, antimetabolitos, alcaloides derivados de plantas, antibióticos antitumorales, enzimas, hormonas y modificadores de la respuesta biológica.

Terapia combinada

La cirugía y la radioterapia, en conjunto, ayudan a tratar el cáncer que no se ha diseminado, mientras que la quimioterapia combate las células cancerosas que se encuentran fuera de determinada región.

En ocasiones se utiliza la radiación o la quimioterapia antes de la cirugía, para disminuir el tamaño del tumor. Estos tratamientos también llegan a emplearse después para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado.

¿Cómo se administra la quimioterapia?

La quimioterapia puede administrarse en hospitales, consultorios médicos y en salas de operaciones para aplicar los fármacos cerca del tumor. También puede suministrarse en casa (uno mismo o con ayuda de una enfermera o un familiar). Se aplica directamente sobre los vasos sanguíneos que llegan al área de crecimiento del tumor.

Hay formas diversas de suministrar los fármacos quimioterapéuticos en el cuerpo, por ejemplo:

  • Por infusión continua
  • Inyección en bolo

Tradicionalmente se requiere que el paciente acuda al hospital para recibir quimioterapia mediante una infusión. Sin embargo, para algunos tipos de cáncer y en ciertas etapas, ahora existe la posibilidad de suministrar los fármacos de forma oral.

La innovación en el tratamiento del cáncer ha permitido que desde hace 10 años Roche ofrezca una quimioterapia oral. Ésta, además de brindar a los pacientes la ventaja de tomar el medicamento desde su hogar, ha demostrado ser efectiva, segura y conveniente para quienes requieren tratamiento por cáncer avanzado, ya sea de mama o colorrectal. Es de suma importancia recordar que la atención que el paciente debe recibir del médico no deja de ser primordial.

Tratamiento para la neutropenia

 

Como lo mencionamos, la neutropenia es la disminución de un tipo de células pertenecientes a los glóbulos blancos de la sangre llamadas neutrófilos. Los tratamientos para la neutropenia se denominan “factores estimulantes de colonias de granulocitos”. El sistema inmunológico comienza a producir más glóbulos blancos, lo cual permite que se administren los medicamentos quimioterapéuticos como estaba planeado.

Roche cuenta con alternativas de apoyo para el tratamiento de la neutropenia, pregunte a su médico tratante sobre éstas.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios