Fuente: Vida y Salud

Las mujeres somos todólogas, amas de casa, ejecutivas, madres, deportistas y no paramos en un sólo momento del día. Los cólicos menstruales son más comunes de lo que puedes imaginar y puede causar el dolor suficiente para no quererse parar de la cama. Con el ritmo de vida que llevamos actualmente no podemos darnos el lujo de quedarnos en cama por uno o dos días, aparte quién quiere sentir esos espantosos dolores.

Aquí te presentamos cuatro remedios súper fáciles con los que podrás olvidarte de los cólicos menstruales y poder seguir con tu ritmo de vida con normalidad.

  1. Antinflamatorios

antinflamatorios

Aspirina o ibuprofeno son dos medicamentos súper útiles para aliviar los cólicos ya que inhiben la síntesis de las prostanglandinas, los causantes de tu dolor.

  1. Ejercicio

Ejercicio

Probablemente en lo último que pensarías sería en ponerte a correr, pero es precisamente por medio del ejercicio que podrías aliviar los cólicos menstruales de una manera fácil y efectiva. Cuando haces ejercicio produces endorfinas y éstas son perfectas para aliviar el dolor. De hecho los médicos recomiendan hacer ejercicio de forma regular, no sólo para mantenerte sana, sino también porque ayuda a disminuir los cólicos durante la menstruación.

  1. Calor

Calor

Esos días también son el pretexto perfecto para consentirte y relajarte en un delicioso baño de agua caliente. Cualquier forma de calor ayuda a disminuir el dolor causado por los cólicos, coloca un cojín eléctrico o una bolsa de agua caliente en tu abdomen o toma un delicioso y calientito té.

  1. Yoga

Yoga

Si no te gusta moverte durante esos días o simplemente no te gusta para nada hacer ejercicio el yoga puede ser una buena opción para ti. La posición del diamante es la adecuada para aliviar los cólicos menstruales. Siéntate en el piso con tu espalda recta. Dobla las rodillas y mantenlas lo más pegadas al piso que puedas. Junta tus pies, planta con planta, para crear una forma de diamante con tus piernas. Con tu espalda derecha, respira profundo y exhala inclinándote hacia delante. Repítelo varias veces.

Estar en esos días ya no hará que el mundo se olvide de ti, haz ejercicio y relájate, tómalo como un pretexto para consentirte. Recuerda siempre consultar a tu médico persiste el dolor o si los cólicos son extremadamente fuertes.

Comentarios

comentarios